Coches de rally

 

10 COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE LOS COCHES DE RALLY

10 COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE LOS COCHES DE RALLY

Tanto si eres un experto en la materia como si estás empezando a familiarizarte con el entorno, te vendrán bien estos 10 datos que probablemente desconocías… ¿O no?   Las exigencias de los rallyes y las particularidades de las localizaciones donde se desarrollan, han dado para más de un dato curioso a lo largo de su historia.

1. ¿Cuántos kilos pierde un neumático por cada etapa?

La diversidad del recorrido (asfalto, tierra, mixto) afecta directamente al desgaste sufrido por los neumáticos a lo largo de la etapa, pudiendo llegar, en algunos rallyes, a perder unos dos kilos de cubierta por etapa.

2. Siguiendo con neumáticos, ¿cuántos se usan en una prueba?

La media ronda los 28 por rally, a excepción del mítico Rally de Monte Carlo donde se alcanza la cifra de los 100. Esto no siempre ha sido así, en el pasado,  en este rally se legaban a usar 1.000 neumáticos.

3. El coche más efímero

El Suzuki Sx4 de fabricación japonesa, aguantó una temporada y dos rallyes, y cuyos malos resultados forzaron a Suzuki a retirar el modelo y a destruir todas las unidades oficiales del mismo.

4. Un debut poco prometedor

El vehículo no cosechó buenos resultados durante la temporada, pero su debut fue todo un aviso de lo que estaba por venir. El Rally de Monte Carlo en 1999 fue el escenario para que el Skoda Ocatvia echase a rodar sus primeros kilómetros y sólo consiguió recorrer unos pocos metros. El coche arrancó y se averió a los pocos metros.

5. El Audi Quattro

El Audi Quattro fue el primer coche con tracción a las cuatro ruedas que participó en el mundial de rally. Es un dato curioso, pero no tanto como saber, que la piloto francesa Michelle Mouton fue la primera mujer ganadora de un rally internacional conduciendo uno.

6. Horas de trabajo para tener un coche listo

Los coches de rally parecen similares a los que podemos encontrar en los concesionarios, pero más allá del aspecto, todo es muy diferente. Deben estar basados en la carrocería de un vehículo de carretera estándar, pero se requieren unas 700 horas de trabajo, para conseguir el coche rígido y resistente que vemos en las carreras.

7. La importancia de los frenos

Los frenos de estos vehículos son autoventilados y fabricados en acero, capaces de soportar temperaturas superiores a los 700 °C. No es raro que el líquido de frenos pueda llegar a hervir.

8. La prohibición de los Indomables

Los coches de rally tienen gran robustez y alcanzan grandes velocidades, si a estas características, les unimos la complejidad de las trazadas, el riesgo para pilotos y aficionados presentes en el lugar está asegurado. Todo tiene un límite y los modelos del Grupo B, los sobrepasaban todos, dando lugar a su merecida fama de inseguros y explosivos, consiguiendo ser prohibidos por los graves accidentes que causaban.

9. El peso no se toma a la ligera

Un coche debe pesar como mínimo 1.200kg y el equipamiento se distribuye de forma óptima para sobrepasar lo menos posible esta cantidad. El equipo no desea que el coche pese más de lo necesario y cada kilo puede marcar la diferencia. Tanto es así, que algunos equipos no permiten llevar una manta a los pilotos en los rallyes más fríos.

10. El precio de la bestia

Hacerse con un coche de competición no está al alcance de cualquiera y, menos aún, si pretendes conducirlo en tu día a día. Se estima que el precio de las máquinas ronda el millón de dólares, como poco, y eso sin incluir a cuánto salen los repuestos en caso de avería. Sólo las cajas para transportar los coches de un rally a otro, le cuestan a Volkswagen 30.000€.

Los 5 Mejores Juegos De Carreras Para Tu Móvil

Ya no es necesario estar en casa para echar una partida. Los videojuegos han dejado de ser exclusivos para consolas y PC, por eso es obligatorio un repaso a los mejores juegos que puedes disfrutar en tu dispositivo móvil, mientras te encuentras alejado de mando y teclado. Hay quienes opinan que los juegos de carreras son para disfrutar con un mando en las manos o con el periférico del volante y los pedales, si el bolsillo te da para tales lujos. Bastantes desarrolladores se han tomado muy en serio rebatir estas opiniones y han conseguido, que el género de carreras sea el que mejor se ha adaptado a la falta de botones. La cantidad de títulos que podemos encontrar para descargar es inmensa y, dentro del género de carreras, las opciones son abrumadoras. Algunos son versiones para móviles de franquicias ya asentadas en consolas y PC, mientras otros han nacido exclusivamente para nuestros dispositivos. Hay más cantidad que calidad, sin duda, pero es fácil encontrar grandes joyas con las que disfrutar horas y horas a gran velocidad.

¡Cargad las baterías!

1. REAL RACING 3

Con más de 100 coches para elegir,  multitud de modos de juego incluyendo multijugador, miles de carreras con diferentes tipos de reglas y unos gráficos con poco que envidiar a los juegos destinados a PC o consolas, este título se desmarca del resto y se convierte en un indispensable si eres un adicto a la velocidad.                                                                                     Un juego con toneladas de contenido, que te mantendrán en la pista durante horas.

2. CSR RACING 2

Una de las sagas de carreras más populares y adictivas, que te mantendrá muy ocupado comprando coches, mejorándolos y poniéndolos a prueba, en carreras contra la IA u otros jugadores. Todo ello, acompañado por un apartado gráfico muy realista.

3. ASPHALT 8: AIRBORNE

Los Asphalt ya tienen un largo recorrido en el terreno móvil y sus entregas siempre consiguen acertar con la simpleza de su jugabilidad: rápido y directo a la diversión. Cuenta con un gran número de coches y circuitos para ir desbloqueando a medida que vamos avanzando.

4. HORIZON CHASE – WORLD TOUR

El juego para nostálgicos, inspirado en los arcade de los 80-90, nos trae la jugabilidad y emoción de los clásicos a la palma de la mano. Este juego de carreras no goza del gran contenido de los anteriores (16 coches para desbloquear y unos 70 circuitos), pero lo suple con su apartado gráfico homenaje a los 16-bits y su música retro. La opción perfecta de los que quieren revivir épocas pasadas de los videojuegos.

5. TRAFFIC RIDDER

Un juego de motos en primera persona donde realizar todas las arriesgadas maniobras que quieras entre el tráfico, sin los inconvenientes de la vida real, como acabar con la policía pisándote los talones. Conserva, al igual que el anterior, la esencia arcade, pero con unos gráficos mucho más potentes. Tienes 26 motos para elegir con sus sonidos reales y más de 70 misiones para lucirte con el manillar.

Técnicas De Conducción De Rally Que Puedes Probar

Se pueden aprender valiosas lecciones de la forma de conducir de estos pilotos profesionales para aumentar nuestra seguridad en la conducción del día a día. Aunque cueste creerlo viendo sus temerarias actuaciones. Las imágenes que se vienen a la mente al escuchar la palabra Rally son derrapes en curvas cerradas, saltos larguísimos en cambios de rasante o brutales accidentes con más de una (y de dos) vueltas de campana. A simple vista, nada que podamos aplicar a la conducción diaria de nuestro turismo por carreteras abiertas al tráfico. Las habilidades de estos pilotos y su forma de conducir, pueden parecer solamente de utilidad en los circuitos de Rally, con muy poco (o nada) en común con la forma de conducir de una persona normal. Pero no son mundos aparte, aunque puedan parecerlo en un primer momento: estos pilotos profesionales son conductores muy dotados de los que se pueden aprender varias técnicas de conducción que nos permitirán aumentar nuestra seguridad tanto en trayectos cortos, como ir de casa al trabajo, como en los largos viajes de vacaciones de verano, consiguiendo aumentar tu eficacia al volante y marcando la diferencia en la seguridad. La cualidad más importante del piloto de Rally es la rapidez para procesar información: debe estar atento a lo que ve y a lo que le dice el copiloto para actuar en consecuencia. El piloto siempre mira a lo lejos, no a lo que está enfrente de él. Cuando conducimos entre el tráfico solemos fijarnos en el vehículo que está justo delante del nuestro, en lugar de fijarnos en la fluidez del tráfico. No percatarnos de lo que acontece más adelante en la carretera puede llevarnos a sufrir un accidente. El cerebro necesita  procesar la información para actuar y esto sólo se consigue si tienes tiempo de observar lo que te espera en la distancia. Frenar con el pie izquierdo es otro movimiento usado por los pilotos. Cada fracción de segundo es preciosa en el rally y el pie izquierdo está más cerca del freno. Para el conductor medio, que no tiene que reducir altas velocidades en poco espacio de tiempo, puede suponer no perder el control del vehículo o evitar una colisión con el coche de delante. Frenar con el pie derecho consume más tiempo y puede llevarte a colisionar si te ves envuelto en una circunstancia en la que cada segundo es vital. La conducción requiere estar atento a todo lo que acontece a tu alrededor y esto se malinterpreta en considerar una conducción eficiente como una actividad multitarea. Los pilotos tienen mucho más a lo que prestar atención y, aún así, se centran en una acción en cada momento, para no perder el control del coche, evitando acelerar y frenar de forma brusca. Controlar el coche en superficies resbaladizas es una constante en el mundo del rally. Los pilotos son capaces de controlar cuando su coche patina o de realizar un derrape en una curva cerrada en estas peligrosas condiciones. Lo consiguen gracias a sus neumáticos especiales, localizar las zonas con mejor agarre y manteniendo agarrado fuertemente el volante hacia la dirección deseada mientras frenan lentamente. No todos tenemos esta sangre fría o equipamiento y debemos bajar la velocidad, mantener una amplia distancia con el vehículo que nos precede y estar atentos a las zonas del asfalto más peligrosas. Los reventones de neumáticos son propensos a sucederse en los rallyes y han costado más de una victoria. En esta circunstancia, los pilotos mantienen la calma hasta que el coche va reduciendo de velocidad y pueden parar. No frenan a fondo o giran el volante bruscamente, lo que provocaría la pérdida de control del vehículo y algún impacto no deseado. Es una de las técnicas más difíciles de aprender porque es una situación donde el miedo te hace pisar el freno a fondo de forma involuntaria, pero es la que puede llegar a salvar más vidas. Como se puede comprobar, no todo son maniobras temerarias a gran velocidad, y las técnicas de conducción seguras son una parte esencial del mundo del Rally.

Por Qué Nos Gusta El Rally (¡Y A Ti También Debería!)

Velocidad de infarto, recorridos abruptos, maniobras arriesgadas y decisiones tomadas en el último segundo, convierten al Rally en la disciplina automovilística más completa del panorama actual. En una carrera de rally puede ocurrir de todo. No están limitados a un circuito cerrado y no cuentan con un equipo de mecánicos para cambiar las necesidades del coche a mitad del recorrido. La etapa es imprevisible y tanto el piloto como el copiloto deben demostrar su buena sintonía y afilados reflejos para llevar al coche hasta el final, mientras se enfrentan a curvas imposibles, condiciones meteorológicas adversas y distintas clases de terrenos. No importa si es día o noche, hacen un frío o calor extremos, llueve, truene o nieve: en estas competiciones siempre hace un buen día para correr.  Incluso, se da más de un cambio brusco de tiempo en la misma etapa. En cada recorrido se va al límite para conseguir arañar unos segundos al rival y afianzar la posición en la clasificación. Tenemos en el espacio reducido del vehículo, a dos personas, responsables por igual del éxito o fracaso de la carrera. El trabajo en equipo es imperativo y la confianza ha de ser mutua. En otras disciplinas del motor, existen equipos, pero cada uno pilota su vehículo y compite por su propia victoria. No existe trabajo en equipo más allá de llevar los mismos colores. El piloto puede acaparar más atención por parte del público. Al fin y al cabo, es el encargado de la velocidad y de cuyo manejo del volante depende que podamos presenciar una conducción, más o menos, espectacular del coche. Es el asiento que la mayoría elegiría si tuviese la opción de conducir una de estas máquinas. Aún dicho esto, el rol del copiloto es esencial y para nada testimonial. El copiloto tiene un papel más crucial que el piloto a la hora de llevar el coche entero hasta la línea de meta. Son los ojos del piloto y sus indicaciones son seguidas al pie de la letra mientras el coche vuela sobre el terreno. Esta responsabilidad del copiloto, aumenta en las etapas donde la visibilidad es reducida a causa de la niebla o la lluvia, y es donde la confianza del piloto en las directrices de su compañero se pone a prueba. A pesar de todo lo bueno que sea un equipo, esto es rally, y todo puede suceder para acabar con las aspiraciones de victoria. Los momentos malos están a la vuelta de la curva: accidentes, averías, abandonos, etc. El añadido indispensable de este mundillo. Una buena competición y un primer puesto, pueden verse truncados en cualquier momento, sin obtener ninguna recompensa a los grandes esfuerzos realizados hasta el momento. La mayoría de los deportes tienen sus momentos de tensión, riesgo y adrenalina a flor de piel, pero en esta disciplina, vienen en dosis muy elevadas. Toda la experiencia gana más atractivo si cabe, cuando eres consciente de que la línea que separa una gran victoria de un desesperante abandono, es muy fina.