10 COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE LOS COCHES DE RALLY

Tanto si eres un experto en la materia como si estás empezando a familiarizarte con el entorno, te vendrán bien estos 10 datos que probablemente desconocías… ¿O no?

 

Las exigencias de los rallyes y las particularidades de las localizaciones donde se desarrollan, han dado para más de un dato curioso a lo largo de su historia.

1. ¿Cuántos kilos pierde un neumático por cada etapa?

La diversidad del recorrido (asfalto, tierra, mixto) afecta directamente al desgaste sufrido por los neumáticos a lo largo de la etapa, pudiendo llegar, en algunos rallyes, a perder unos dos kilos de cubierta por etapa.

2. Siguiendo con neumáticos, ¿cuántos se usan en una prueba?

La media ronda los 28 por rally, a excepción del mítico Rally de Monte Carlo donde se alcanza la cifra de los 100. Esto no siempre ha sido así, en el pasado,  en este rally se legaban a usar 1.000 neumáticos.

3. El coche más efímero

El Suzuki Sx4 de fabricación japonesa, aguantó una temporada y dos rallyes, y cuyos malos resultados forzaron a Suzuki a retirar el modelo y a destruir todas las unidades oficiales del mismo.

4. Un debut poco prometedor

El vehículo no cosechó buenos resultados durante la temporada, pero su debut fue todo un aviso de lo que estaba por venir.

El Rally de Monte Carlo en 1999 fue el escenario para que el Skoda Ocatvia echase a rodar sus primeros kilómetros y sólo consiguió recorrer unos pocos metros. El coche arrancó y se averió a los pocos metros.

5. El Audi Quattro

El Audi Quattro fue el primer coche con tracción a las cuatro ruedas que participó en el mundial de rally. Es un dato curioso, pero no tanto como saber, que la piloto francesa Michelle Mouton fue la primera mujer ganadora de un rally internacional conduciendo uno.

6. Horas de trabajo para tener un coche listo

Los coches de rally parecen similares a los que podemos encontrar en los concesionarios, pero más allá del aspecto, todo es muy diferente.

Deben estar basados en la carrocería de un vehículo de carretera estándar, pero se requieren unas 700 horas de trabajo, para conseguir el coche rígido y resistente que vemos en las carreras.

7. La importancia de los frenos

Los frenos de estos vehículos son autoventilados y fabricados en acero, capaces de soportar temperaturas superiores a los 700 °C. No es raro que el líquido de frenos pueda llegar a hervir.

8. La prohibición de los Indomables

Los coches de rally tienen gran robustez y alcanzan grandes velocidades, si a estas características, les unimos la complejidad de las trazadas, el riesgo para pilotos y aficionados presentes en el lugar está asegurado.

Todo tiene un límite y los modelos del Grupo B, los sobrepasaban todos, dando lugar a su merecida fama de inseguros y explosivos, consiguiendo ser prohibidos por los graves accidentes que causaban.

9. El peso no se toma a la ligera

Un coche debe pesar como mínimo 1.200kg y el equipamiento se distribuye de forma óptima para sobrepasar lo menos posible esta cantidad.

El equipo no desea que el coche pese más de lo necesario y cada kilo puede marcar la diferencia. Tanto es así, que algunos equipos no permiten llevar una manta a los pilotos en los rallyes más fríos.

10. El precio de la bestia

Hacerse con un coche de competición no está al alcance de cualquiera y, menos aún, si pretendes conducirlo en tu día a día.

Se estima que el precio de las máquinas ronda el millón de dólares, como poco, y eso sin incluir a cuánto salen los repuestos en caso de avería.

Sólo las cajas para transportar los coches de un rally a otro, le cuestan a Volkswagen 30.000€.