Técnicas De Conducción De Rally Que Puedes Probar

Se pueden aprender valiosas lecciones de la forma de conducir de estos pilotos profesionales para aumentar nuestra seguridad en la conducción del día a día. Aunque cueste creerlo viendo sus temerarias actuaciones.

Las imágenes que se vienen a la mente al escuchar la palabra Rally son derrapes en curvas cerradas, saltos larguísimos en cambios de rasante o brutales accidentes con más de una (y de dos) vueltas de campana.

A simple vista, nada que podamos aplicar a la conducción diaria de nuestro turismo por carreteras abiertas al tráfico.

Las habilidades de estos pilotos y su forma de conducir, pueden parecer solamente de utilidad en los circuitos de Rally, con muy poco (o nada) en común con la forma de conducir de una persona normal. Pero no son mundos aparte, aunque puedan parecerlo en un primer momento: estos pilotos profesionales son conductores muy dotados de los que se pueden aprender varias técnicas de conducción que nos permitirán aumentar nuestra seguridad tanto en trayectos cortos, como ir de casa al trabajo, como en los largos viajes de vacaciones de verano, consiguiendo aumentar tu eficacia al volante y marcando la diferencia en la seguridad.

La cualidad más importante del piloto de Rally es la rapidez para procesar información: debe estar atento a lo que ve y a lo que le dice el copiloto para actuar en consecuencia.

El piloto siempre mira a lo lejos, no a lo que está enfrente de él.

Cuando conducimos entre el tráfico solemos fijarnos en el vehículo que está justo delante del nuestro, en lugar de fijarnos en la fluidez del tráfico. No percatarnos de lo que acontece más adelante en la carretera puede llevarnos a sufrir un accidente. El cerebro necesita  procesar la información para actuar y esto sólo se consigue si tienes tiempo de observar lo que te espera en la distancia.

Frenar con el pie izquierdo es otro movimiento usado por los pilotos. Cada fracción de segundo es preciosa en el rally y el pie izquierdo está más cerca del freno.

Para el conductor medio, que no tiene que reducir altas velocidades en poco espacio de tiempo, puede suponer no perder el control del vehículo o evitar una colisión con el coche de delante. Frenar con el pie derecho consume más tiempo y puede llevarte a colisionar si te ves envuelto en una circunstancia en la que cada segundo es vital.

La conducción requiere estar atento a todo lo que acontece a tu alrededor y esto se malinterpreta en considerar una conducción eficiente como una actividad multitarea. Los pilotos tienen mucho más a lo que prestar atención y, aún así, se centran en una acción en cada momento, para no perder el control del coche, evitando acelerar y frenar de forma brusca.

Controlar el coche en superficies resbaladizas es una constante en el mundo del rally. Los pilotos son capaces de controlar cuando su coche patina o de realizar un derrape en una curva cerrada en estas peligrosas condiciones. Lo consiguen gracias a sus neumáticos especiales, localizar las zonas con mejor agarre y manteniendo agarrado fuertemente el volante hacia la dirección deseada mientras frenan lentamente. No todos tenemos esta sangre fría o equipamiento y debemos bajar la velocidad, mantener una amplia distancia con el vehículo que nos precede y estar atentos a las zonas del asfalto más peligrosas.

Los reventones de neumáticos son propensos a sucederse en los rallyes y han costado más de una victoria. En esta circunstancia, los pilotos mantienen la calma hasta que el coche va reduciendo de velocidad y pueden parar. No frenan a fondo o giran el volante bruscamente, lo que provocaría la pérdida de control del vehículo y algún impacto no deseado. Es una de las técnicas más difíciles de aprender porque es una situación donde el miedo te hace pisar el freno a fondo de forma involuntaria, pero es la que puede llegar a salvar más vidas.

Como se puede comprobar, no todo son maniobras temerarias a gran velocidad, y las técnicas de conducción seguras son una parte esencial del mundo del Rally.